jueves, 18 de julio de 2013


Dicen que el talento te tiene que encontrar trabajando.

Y acá estoy con mi desierto poblado de nimiedades

escapando quién sabe de qué monstruo inventado,
fatigada de tanto correr con las alas enfermas
y con un miedo que me anida en las entrañas.

Saco mi lengua de lagarto
y quiero escupir todo el veneno
pero este se me confunde con la saliva:
con la poesía incrédula de las flores

Soy, entonces, lo que ves:
soy la insensatez de mis propios versos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario