jueves, 12 de septiembre de 2013

La eternidad atrapada en toda vos

Se te esconde el sol en los recovecos de tu espalda
y las letras de ese enorme poema que te explica
lo inexplicable, tu esencia rebelde y huracanada,
el mito tímido de tu parte más sombría
el dios de tus labios y la poesía de tu sien
el tiempo atrapado en tus manos
esclavo de tu voluntad, divino.

Nunca calles, musa. Nunca calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario