martes, 15 de octubre de 2013

Deseos de nada

Estoy acá desierta
las algas me miran mudas
allá abajo, vigilantes,
serenas.

Me baño de oscuridad
me nutro de silencio
profundidad
tiempo
alma
nada
ser.

Y el agua sube más y más
y me ahoga, me muero
me apago, sigo
burbujas, brazos, auxilio
un rapto
desciendo.

Me desentiendo de mí misma
me hago agua, me fundo
ya no soy.

Eso es vida, digo
desde acá, atomizada
tanta realidad que agobia
tanta materialidad que entumece
soy y todo es
demasiado.

El agua que sube y sube se siente más
acá que en el bendito desierto que suplico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario