jueves, 8 de mayo de 2014

En el futuro se encuentran las soledades

La historia empieza en uno
no viene de ningún lado
la historia va.
Delante de mis pies hay
enroscado
un pergamino.
Cada nueva palabra
que pronuncio
es una línea que se descubre en el papel.
Así, frase a frase
tejemos nuestro futuro
lentamente.
He aquí el nudo:
un día pateamos el pergamino
para que se siga desenrrollando
y el papel no avanza.
Pero no vemos.
A veces la ruta está plagada
de avisos
rojos carteles gigantes
gigantes como nuestro miedo.
A veces no percibimos
que cuando nuestra historia se estanca
hay una historia transparente
frente a nuestros ojos ingenuos
que nos vio muchos kilómetros antes
y que viene a nuestro encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario