sábado, 26 de julio de 2014


¿Tan difícil puede ser
escapar de la estridencia en que se transforman
todas las cosas
cuando uno tiene a una persona deambulando por los pasillos
del manicomio donde ridículamente apoyamos nuestro cabello?

No hay comentarios:

Publicar un comentario