lunes, 18 de agosto de 2014

Naturalmente

No habrà como las piedras
que delimitan la imposibilidad del arroyo que corre
y el sol antiguo y feroz que rompe el cielo
y las ingenuas nubes que pretenden apaciguar los volcanes.
No habrà
como la muerte entorpeciendo el curso de las cosas
por màs que digas no habrà como el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario