domingo, 10 de agosto de 2014

Poesía en la calle

Los perros, siempre los perros
desde el primer día 
sólo que ese día 
de empuje 
de aguante
de unos poquitos que nos animamos 
a soñar
había un auto de esos que controlan
lo que la gente hace o deja de hacer
y estaba ahí, extraño
como esperando que algo dejara de pasar.

Pero el primer día
como les estaba diciendo
hubo perros
perros por montones
y los poquitos que éramos fuimos
embarullados por el perrerío de almas
que venían por nuestras migajas de sueños
a asesinar a la utopía con nosotros.

Ahora somos cada vez más
humanos
y hubo un solo perro dando vueltas
por el "tablado de la humanidad"
buscando mimos entre tanto frío de allá afuera
y buscando matar a la soledad.

Repito:
ahora somos cada vez más humanos.
Y vuelvo a esto porque me refiero también
a que somos lo que pretendemos ser
humanos
humanitos errantes y equívocos
hermosos
que contra viento y marea
la vamos a seguir peleando
porque tenemos la poesía como bandera
pero sobre todo
porque sabemos que hay algo que está roto
y tenemos la suerte de poder construirlo de nuevo
con el amor de miles de almas que nos quisieron escuchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario