jueves, 7 de agosto de 2014

Quererse

Comer mirándose a los ojos
no pensar en nada más
tender la ropa en el mismo tendal
no pensar en nada más
crear la más perfectamente espantosa mezcla de músicas
las tuyas las mías tan inconexas e inoportunas
no pensar en nada más
forzar distancias y extrañarse
ejercitar la telepatía a costa del otro
rebelar millones de fotos de cada instante de la preciada cotidianidad
no pensar en nada más
tomarse de la mano
pisar los retazos del otoño que va muriendo
sentir la musiquita primaveral
que parece dibujar en el viento
enormísima como un sol
la palabra "oportunidad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario