domingo, 9 de noviembre de 2014

El idioma es una cárcel,
una cárcel vip.
Abramos los cerrojos del idioma
para eso
primero
dejemos de temerle
a la ruptura de las normas establecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario