martes, 18 de noviembre de 2014

Pero entonces el arte

Abro los ojos una mañana cualquiera
afuera llueve
el viento es un vendedor ambulante muerto de pena
las paredes despintadas dejan claro quién escribe los versos del mundo
y nosotros acá caminando con maletas y prisa
y caparazones y estupidez y miedo


quién nos arrancó los ojos
que no podemos percibir
a las flores bajo nuestros pies
oprimidas a punto de reventar


fanáticos de la eterna siesta
tenemos la llave del paraíso
pero esa llave es la misma
que abre las puertas de la mentira televisiva
donde todos parecen estar conformes con el pedacito de vida que les tocó
y enarbolando la bandera de esos ideales nos dicen que todo está bien
que nada malo está pasando ni puede pasar
que deberíamos estar contentos
y entonces aplaudimos y nos emocionamos
y no nos asusta el ardor en el estómago
entonces a la mañana siguiente nos levantamos con una sonrisa
dispuestos a continuar alimentando el circo idiota de billetes y brillantina


porque qué más queda
porque todo va de mal en peor
porque de todas formas nada va a cambiar si me muevo
porque la zona de confort nos va matando de a poco y sin escrúpulos
pero no nos importa porque nos durmieron.


Pero entonces el arte
el perro guardián que te avisa que actives
entonces los que queremos una ciudad distinta
entonces los que no nos vamos a rendir
entonces los que volamos para que las flores crezcan
sin dejar de escribir un verso por miedo a que los demás lo critiquen
sin dejar de responder a cada discurso que quiera callar al oprimido
entonces el arte que quiere expandirse
y dejar de cuestionarse para pasar a la acción
para romper de raíz los esquemas y conseguir que la balanza por fin tiemble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario