lunes, 1 de diciembre de 2014

El no poder

Diez billetes de cien pesos abanico en mano
una luca
una locura
una luca se le incendia en el fondo de la intención
lo mío es arrasado por un vendaval
también mío
y así voy rumbo a la certeza confortable
donde los pétalos no se mueven
la rosa petrificada calla
no puedo no puedo no puedo
el desierto cada vez menos pixelado
no puedo no puedo no puedo los barrotes
del no poder tan poderoso
me tatúan el pasado en los labios
me los cosen
y así entonces el silencio
y la inacción
amenazan ser el eco del futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario