sábado, 24 de enero de 2015

Edith

Edith alma joven suspira atardeceres
y tiembla en su sexo una corona de fuego
se pinta las uñas con velocidad y precisión de sentencia
invierte el tiempo llenando sus días de idiomas, colores, vicios
y se construye su propia casita de muñecas
y prepara riquísimos amores de uva y tomate
porque qué importa la cordura
se pone sombreros y vestidos de fiesta
para la vida que es su mejor celebración
y deja memorias en fotos para las que no necesita reír
porque ella es la risa
es la risa de la única certeza
de que la película se terminará
y todos seremos cenizas a la merced del recuerdo de los que quedaron
entonces qué más da
seamos la vida misma maquillada de inviernos crudos
no frenemos nunca en este rodaje siniestro
abracémonos
todos estamos muy asustados
pero qué más da
la vida es bella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario