sábado, 24 de enero de 2015

El sol es un limón

Más allá de  lo necesario 
la pequeña casa tiene
un pequeño Edén:
Colmado de olores
el patio tiene
un limonero muy bajo
que te limonea la cabeza
te la naturalea
de tanto encierro
te la espina de otro color.
Y si te sentás bajo ese árbol
se te enreda el corazón de verde y amarillo
y entonces te apoyás en la pared
y mirás hacia arriba
y podés adivinar
entre las hojas
un pedacito celeste
de eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario