sábado, 24 de enero de 2015

Todos somos Sísifo

Somos inexistencias
levantando una gran piedra
sobre una montaña interminable.
Qué pasará mañana
qué quedará mañana
cuántos de nosotros contarán el cuento.

Levanto una lapicera mientras me asalta la duda
el aire que atraviesa su plástico se vuelve denso, muy denso
me embadurna un sopor tortuoso y mi mente repite
una y otra, y otra vez
aquel por qué de mis antepasados
de pronto recuerdo porque la veo frente a mis ojos:
levanto una lapicera, presente perfecto, femenino singular
el punto es
que si no la levanto
el poema quedará incompleto...
y qué pasará si tampoco me aferro a la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario