jueves, 26 de febrero de 2015

Bien podríamos volver
al principio del mundo
y no empezarlo nunca.
Bien podría suicidarse el sol
y quemarse el pasto
y caer llanto del cielo
que no sería problema.

(Bien podría desaparecer nuestra raza.
Eso sí sería un cambio enorme en el planeta. Y vaya si no sería
un cambio favorable. Pero tememos. A nosotros no nos toquen.
Déjennos con nuestros traumas irresueltos. Con nosotros no.
Eso sí que no).

No hay comentarios:

Publicar un comentario