jueves, 26 de febrero de 2015

Paz

Te arrodillabas con tierna devoción ante tus tréboles
y dibujabas de a rayitas el presente
creyendo, creyéndote, confiando, confiándote
la promesa de un sol tranquilo y constante, como tu nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario