martes, 23 de junio de 2015

Temo el sonido
que incita a la acción.
El de las llaves cercanas a la puerta
el timbre
la catarata de personas amontonadas que se acercan
el pájaro que anuncia el día.

Cierta vez me dijeron
tenés una mano siempre cerrada.

Soltá.
La vida continúa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario