martes, 23 de junio de 2015

Ya no creo en nada.
Solo suspendo el momento en el aire como una marioneta idiota
y sonrío y lo corono de música y colores estridentes
y suplico que ese ruido no pare nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario