miércoles, 29 de julio de 2015

Cruzar

Te veo. Llueve y te veo. Estás tan lejos.
Mirás pasar los autos sentado en una silla blanca.
La lluvia no va a darme explicaciones de nada. No las necesito.
Es mi miedo el que necesita explicaciones. No yo.
Además ya estoy por irme y no me alcanza el tiempo
para comprender tu silencio. A veces soy muy lenta.

Yo ya sabía lo que iba a pasar.

No me ves mirarte. Pero de pronto cuando no te miro
me mirás y te acercás y me decís
¿te ayudo a cruzar la calle? Y yo te dije que no
que estaba esperando que me vinieran a buscar.

Pero desde que algo que no busco entender, se activó
nadie me ayudó a cruzar
tantas calles
tantas veces
y con tanta voracidad
como lo hiciste vos.

Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario