miércoles, 29 de julio de 2015

Deseo

Tengo una boca sangrante de olvido
mi boca roja chorrea mares de aire
que reclaman tu aliento

-es siempre la otredad sin rostro fijo-

esta boca está reseca, agrietada
se consume como se erosiona una piedra,
se endurece con sentidos que en vano
intento atribuirle.

Mi boca muda, inexperta
la peor testigo del amor 

esta boca 
quiere saber 
y son muchos los ríos que en estos días se están organizando
para revolucionar el océano.

Mi boca seca sueña
que su estado permanente
es la marea alta.

Mi boca se quiere despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario