miércoles, 29 de julio de 2015

No escaparás

Encontré
bajo la luna
una piedrita.

La levanté
y me llevó
bastante tiempo
comprender
que esa piedrita
era un crater
desprendido
de la luna

que allá arriba

me miraba
sin comprender
qué era eso
que se parecía a ella.

Entonces intenté
tirarla hacia arriba
con dos dedos
haciendo palanca
para que se impulsara

pero no

la piedrita volvió a mi mano
por vez primera.

Después intenté escupirla
hacia el cielo
para que tomara aún más impulso
pero cuando la piedrita volvió
casi me ahogo.

Estuve un rato jugando
buscando diferentes formas
de devolverle la piedra a la luna.

Pero no.

Vuelve a mí la piedra que tiro
y un viaje a la luna no calla el terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario