miércoles, 29 de julio de 2015

Tibio

Piedra deforme
piedra sin nombre
y sin color.

Una consonante a la deriva 
el viento cálido y espeso del verano
en el desierto
todo tan tibio.

Así mis manos de setescientos dedos
como ramas sin nidos, desesperadas.
Así esta espalda reseca y estas piernas 
no caben en el espacio confortable que dejan
otras espaldas
otras piernas.

Tan tibio mi corazón de invierno
tan tibia espera
tan tibio el sol
- porque las fiestas siempre acaban-
tan tibias mis manos que se restriegan en mis manos
y tan tibia mi boca de decir en vano.
Así tan frío es el mañana
que ya veo volver los pájaros
para despedirme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario