viernes, 21 de agosto de 2015

A veces el río no corre
las puertas aplastan narices
no sale la voz
no sale la lágrima
y el mundo se nos acumula en el cuerpo.

Entonces el precipicio y el grito.
Entonces el abrazo y el beso que desarma.

Y la película vuelve a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario