viernes, 21 de agosto de 2015

El huracán que me invade
las flores que viven en donde se me aloja la posibilidad
la risa explosiva y el peso de la sinrazón
el alma que se me derrite en estas manos que ofrezco
un pizarrón que espera
una catarata de juventud que vocifera "las cosas son como son
pero pueden ser distintas"

El calor del abrazo que no me deja caer
el amor que es un concepto tan fluctuante
la vida que es esta masa sin forma
y tus ojos
abiertos como dos soles de barro
y tu risa sin tiempo
y tus palabras
y tus consejos
no pidas permiso, no pidas perdón.

Es todo tan terrible. Pero la vida puede ser tan divertida.

Prefiero pensar que las tormentas
son el cielo llorando de risa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario