viernes, 21 de agosto de 2015

Encarame

Se me marchitaron las manos
en invierno
porque mis manos aguantan.

Qué haré sin mis manos
con estos ojos y esta boca enloquecida
y esta cosa que me habita que se hace pasar por silencio.

Te miro las manos:
abrazame.
Que me absorbe el suelo
que no puedo salirme de mí
que así no se ama
abrazame.

Es que no quiero esta vez abrir la puerta. No puedo.

Solo tengo este corazón aterrorizado
y unas ganas de vivir desmesuradas.

Por favor, abrazame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario