jueves, 14 de enero de 2016

Con ternura
la naranja
empieza a hablar-se

con ternura
estimulante
se le abre la herida

y empieza a llorarse
y empieza a reírse
y empieza a dejar de temer.

Con ternura
con respeto
y con la eternidad como morada
la naranja brilla
brutalmente deliciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario