viernes, 11 de marzo de 2016

A salvo

Cuando la nieve no te limpia la mugre de las manos
cuando ya tampoco te duele
nada
las cosas ocupan su sitio en silencio y no piden permiso
y vos alzás vuelo de entre las ruinas de tus hermanxs
y el cielo te opaca la vista
estás muertx
respirás
un aire puro y fácil
y te sentís
bienvenido
al paraíso
porque tenés
las manos llenas de brasa de lo que creés
es un hogar a leña
donde hay una sopa de verduras
reconfortante
y te olvidás
de la nieve
y ya no existen
tus manos
tenés el pelo repleto de alambres
que te separan del mundo
porque vos ya no sos el mundo
el mundo es el otro
el que tiembla
el que se mueve
el que camina
el que respira
la crudeza que vos le instaurás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario