lunes, 21 de marzo de 2016

"Pensando en el alma que piensa y por pensar no es alma". -Desarma y sangra. Seru Giran

Pienso con los pies. Tomo un cartón corrugado y lo apoyo sobre el suelo de la cocina y, descalza, camino, pienso en verde y amarillo, pienso un celeste aplastante sobre mi cabeza, un olor a pasto recién cortado y una música de ave que busca su nido.
Pienso con los pies. Pero, en cierto momento, me siento pensada. La razón abre las fronteras de lo posible y me quedo atada a este dolor en las plantas que es el centro de la tierra que empieza a ocupar todo el paisaje. Siento. Siento y me empequeñezco y me duelo. Me ardo. Soy los pies con que camino y nada más que eso. Estos pies están prendidos fuego y corren desesperados sobre una superficie sin horizonte. Al menos sé que ahora soy impulso. Ya no pienso. Soy verbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario