lunes, 9 de mayo de 2016

Aclaró

La luna llena me tiñe el pelo de un blanco antiguo.
Las cosas del mundo, así dispuestas, brillan lejanas y torpes.
La rompiente del océano fija el color y fija el tiempo.
La jocosa confianza en que solo mi confianza en las cosas existe
la relevancia de mis manos cuando tocan
la vida que ya se cansó de dar vueltas
la vida que rompe
la vida, esa vida
la inocencia de un manto de serpientes en los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario