domingo, 26 de junio de 2016

El nervio

Dibujaba con sus manos el curso leve de las flores
cuando apretaba los nudillos contra sus piernas
y retenía en su mirada las cosas del mundo real
veía voces que sabían a trenes de cualquier andén de la infancia
y aunque no podía asegurar el destino
se dormía y ronroneaba su motor con el motor de la máquina
dicen que quedó entre sus manos una tristeza apuñalada
para devolverle de a ratos 
el silencio del cemento crudo de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario