domingo, 25 de septiembre de 2016

Nos queda

Como una huella digital
o como aprender a nadar
nos queda
para siempre
un lenguaje.

Nos quedan los movimientos de la lengua incorporados:
cada letra
una zona del monstruo cárcel.

Nos quedan los símbolos
para decir al amor
al odio
y a la tristeza.

Y para decir al terror 
nos queda una maraña de asesinas
como espejos lúcidos que nos devuelven la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario